¿Cómo comes?

¿Cómo comes?

Puedes estar tomando alimentos sanos, pero si comes rápido, de pie o más de la cuenta, entonces ya no lo estás haciendo de forma consciente. Es decir, que lo que comes, a veces, no es tan importante como la forma en la que lo comes. ¿Habitualmente comes de alguna de estas formas?:

Rápido, delante de la TV, de un libro, consultando el móvil o las redes sociales…

Comiendo todo lo que hay en el plato, aunque no tengas más hambre, con ansiedad, por aburrimiento, sintiendo soledad o enojado, de pie, en la mesa de trabajo, en el auto, y sin disfrutar de la comida.


Si es así, quizás deberías hacer algunos cambios en tu vida.


¿Cómo comer conscientemente?

En muchas ocasiones, es posible que no comas para alimentarte físicamente, sino para calmar ciertas emociones. Por ejemplo:

- Si abres el refrigerador y te quedas mirando para ver qué te apetece comer es que no tienes hambre sino que, posiblemente, vas allí porque te aburres.

- Si estás en la oficina y vas a comer algo a media mañana, es posible que no lo hagas porque tienes hambre sino porque quieres descansar.

- Si tomas un helado al sentir enfado o tristeza, probablemente tampoco tengas hambre sino ansiedad.


La regla de oro es simple: come lo que quieras (que sea comida real), pero sólo si tienes hambre (física) y párate de comer cuando dejes de tener hambre.


Para lograr esto, tienes que centrarte, además de en el “qué como”, “cómo como” o “cuándo como”, en el “para qué como”. El hecho de analizar sistemáticamente el “para qué como” hará cambiar tu relación con la comida de una forma radical.


Lo que propone la alimentación consciente es comer sólo cuando tienes hambre y hasta que acabes con ésta, algo que sólo se logra si eres plenamente conscientes de lo que comes. "Come cuando tengas hambre y para cuando dejes de tenerla".


Puede parecer simple, pero hay muchas personas a las que les cuesta poner en práctica este principio. Una de las principales razones es porque la gente no está en sintonía con sus cuerpos. Han perdido la sensibilidad a la verdadera hambre estomacal y la confunden con una multitud de señales y necesidades que no tienen nada que ver con ella.


May Morón

instagram-logo.png
  • Facebook icono social

©2020 por Sociedad Consciente