Cuento: La sabiduría de la Abuela

Sylvia es una señora de 97 años, bajita, llena de energía, que cada mañana aún se arregla con esmero antes de las 9, con un peinado elegante, bien cuidada y maquillada. Es casi ciega y hoy sus familiares la van a ingresar en una residencia, ya que han pensado entre todos que es la forma de que Eulalia está mejor atendida. Después de esperar una hora en la recepción de la residencia, por fin le dicen que está todo listo y la admisión se ha realizado correctamente. Ella sonríe y mientras se dirige al ascensor escucha atentamente la descripción de su pequeña habitación y de lo que puede verse desde su ventana. - “Me encanta”, dice entusiasmada como una niña a la que le regalan un perrito nuevo. - “Pero señora, si ni siquiera ha visto la habitación todavía... ¡Espérese un momento para verla!”. - “Eso no tiene nada que ver, no hace falta. La felicidad es algo que una decide por adelantado… Que mi cuarto me guste, no depende de la disposición de los muebles o de la decoración de la ventana, sino de la disposición de mi mente…”

instagram-logo.png
  • Facebook icono social

©2020 por Sociedad Consciente